domingo, 2 de agosto de 2009

Beso.

En un encuentro plácido y bohemio
sentí tus besos como un arroyuelo
la pasión de un contacto cálido,
un instante de alucinante vuelo,
dijo a mi existir: !Que bello es vivir¡
pero sin posibilidad de repetir
se que es momento de partir.

Poeta resiste, al tenaz malestar
y has de tus espesos humos y
oscuros augurios, cualidad
de tu siempre cruel potestad
que de tu calma zozobra
visceral agonía nace tu libertad.

Con la paciencia lícita de una botella
quiero olvidar y sepultar el
tesoro de una especial doncella,
que del el perpetuo y vano empeño
de verde esmeralda y rojo zafir,
de leve brisa y noble ensueño
debo yo partir.

1 comentario:

Verónica Franco Ortegón dijo...

Mauro definitivamente tiene el palito... me gusta mucho como escribe...de una manera especial y diferente que anima a seguir leyendo... se cuida mucho y gracias por el comentario... y como ud debe saber hay muchas cosas que guarda el corazon.. gracias a Dios existen los blogs para dejar salir todo aquello que nos orpime constantemente.